Mina Feliciángeli calentó el agua y otros se tomaron el mate. La crónica de la reunión de Horacio Cartes con los periodistas




El domingo, en su programa Mina Feliciángeli lanzó la bomba que terminó de estallar el lunes convirtiéndose en la vedette de las noticias. La explosiva mezcla detonó con la fuerza que le dio la combinación de poder político y poder mediático, un mix con resultado garantizado. La información consistió en que, el miércoles 20, se realizó un almuerzo en Mburuvichá Róga con la participación de un grupo de periodistas, el Jefe de Gabinete Juan Carlos López,  el Ministro de la Sicom, Fabrizio Caligaris,  el Asesor Jurídico de a Presidencia Sergio Godoy y Jorge Ortiz. Como anfitrión, el Presidente Horacio Cartes. Por el sector periodístico asistieron Oscar Acosta, Luis Bareiro, Armando Rivarola, Roberto Sosa, Carlos Peralta , Enríque Vargas Peña,  Guillermo Domanizcky y Carlos Troche. Esto hasta podría haber pasado sin pena ni gloria, si Mina no hubiera avivado el fuego contando que uno de los organizadores fue Oscar Acosta, quien además habría vetado a  Víctor Benítez, conductor de Radio 1000 y a Benjamín Livieres, director de ADN y  conductor de Radio 1000. Mina estaba molesta y con razón, porque al parecer ni siquiera fue considerada y tenemos que destacar que ella fue la que diez días antes, en público y por televisión asesoró gratis al gobierno poniendo en evidencia las fallas de su gestión de comunicación. Calentó el agua y otros se tomaron el mate, dicho en criollo. 

Luego del programa en el que salió aplazada la gestión de comunicación del gobierno, nosotros habíamos pronosticado   que "el nuevo talento" contratado por el gobierno, Rodney Acevedo fracasaría exitosamente. No pensamos que tan rápido y antes de asumir formalmente. También con respecto a Fabrizio Caligaris  en TV Paraguaya.com rubricamos el primer diagnóstico, hace un año cuando fue nombrado.

APLAZADA LA GESTIÓN DE COMUNICACIÓN DEL EJECUTIVO. EN MINA EN DOMINGO

 
 
 
En Mina en Domingo, el bloque posterior al mano a mano con Arnaldo Samaniego estuvo muy animado, con una especie de balance del año de gobierno de Horacio Cartes a cargo de Juan Carlos Galaverna, Enrique Bacchetta, Carlos Amarilla y Adolfo Ferreiro por el lado de los políticos. En el frente de los periodistas estuvieron Enrique Vargas Peña, Omar Gómez y Augusto Dos Santos. Es increíble como Cartes ha logrado lo que nadie hasta ahora, total consenso entre personas tan dispares en posiciones y en intereses: aplazaron unánimemente la gestión de comunicación .
 
Para los que criticamos este aspecto desde el segundo día -al igual que Galaverna- fue como la crónica de un fracaso anunciado, porque salvo que los de la mesa de Mina fueran ciegos, sordos y mudos no se podía llegar a una conclusión diferente. Lo sorprendente: en ningún momento de las críticas se mencionó al Ministro de la Sicom, Fabrizio Caligaris a cuyo nombramiento le habíamos dedicado unas líneas oportunamente.  Es el peso de la intrascendencia, ya que debatiendo durante veinte minutos una secretaría, jamás se acordaron del responsable. Triste. Además, resultó llamativo que Augusto Dos Santos, quien inauguró la SICOM, no dijera esta boca es mía para compararse con el actual, dado que hubiera salido altamente beneficiado. Los que se escudan en que Horacio Cartes es difícil, parecen no acordarse de que a Dos Santos le tocó un presidente que no hablaba y que cuando lo hacía era mejor acallarlo, habiendo atravesado sucesivos escándalos por acusaciones de paternidad no asumidas a tiempo y un cáncer, que para nadie serían detalles menores a la hora de trabajar la opinión pública. Eso sin contar la virulencia conque los medios atacaban cualquier tema que se pudiera vincular con corrupción, como el de Camilo Soárez por ejemplo.